Una Entrada corta


Ya sabéis que a mi el verano siempre me genera unos parones del copón… Y este es uno de ellos. Ya no es que en verano no haya mucho que contar, que lo hay, sino que uno no para demasiado enfrente del ordenador salvo para arreglar un poco la granja o el pueblo fronterizo.

Pero no todo es ocio, no penséis, y el otro día, por unas cuestiones de negocio (ya os he explicado alguna vez que para los romanos lo principal era el ocio [otium] y lo que no lo era, era el no-ocio [nec otium], y de ahí la bonita palabra) estuve con unos estadounidenses de Arizona. Al contrario de lo que se puede pensar, estos eran profesores de universidad y se podía hablar con ellos de un montón de cosas como de la inmigración, la crisis y toda esa mierda (qué oxidadito tenía mi inglés, por cierto, para hablar de esas cosas) y una de las profesoras me confesó que venía con recelo a España.

La razón, según me explicó, era el panorama que dibujaban los periódicos de EE.UU., pintando una España en gravísima crisis, con crimen generalizado, millones de tiendas y negocios echando sus cierres, pobreza extrema, etc. Dos semanas de estancia en Madrid le han hecho volverse terriblemente crítica con los medios de su país al ver que esto no es, como pretenden, un país a lo Ciudad Juárez. La verdad es que me quedé a cuadros cuando me relató la historia, pero luego recordé a la zorra absurda (zorra por astuta, claro, no por hija de la gran puta ni nada) de Angela Merkel, a los especuladores ingleses y, sobre todo, al expresidente del gobierno de España, José María Aznar, que, vox populi, va enmierdando el imagen de nuestro país fuera de nuestras fronteras… Gracias, Josemari, pero supongo que estarás, con la Merkel, retorciéndoos de la puta rabia que os dará que los Obama se vengan aquí de vacaciones, ¿no?

Yo, desde aquí, le doy las gracias al presidente de EE.UU. que, sin ninguna necesidad, está echando, con un par de gestos simbólicos, una gran mano a nuestro maltrecho país… Ahora espero que cuando vuelvan a EE.UU. permita la equiparación de los derechos civiles a los homosexuales de su país.

Anuncios

~ por Otto Más en 26 julio 2010.

6 comentarios to “Una Entrada corta”

  1. Creo que al final solo viene la primera dama.

  2. esta el mundo que da miedo la verdad, mas mexico como se esta poniendo ahora… ya no hay quien viva tranquilo aqui

  3. Anda, para que te alegres un poco =)

    http://www.elpais.com/articulo/economia/mercados/premian/transparencia/espanola/castigan/falta/datos/Alemania/elpepueco/20100726elpepueco_1/Tes

  4. Es que los medios de comunicación usamericanos son lo peor no, lo siguiente. Alucine ayer con la misma noticia que señala Casta. Si aquí van al morbo, a llamar la atención y todo eso, me da que allí es aún peor. Y encima con el bigotes de la Botella echando mierda, pues ya ves. Como decía mi madre, con aguarrás hay que lavarte la boca por mentiroso.

  5. Pues sí, imagino que lo de los medios de comunicación pasa en todas partes, e imagino que si fuéramos a cualquier otro país que conocemos solo por referencias periodísticas nos pasaría igual, digo yo.
    Y sí, los de ese “grupito” son unos cabrones y sí, esos pequeños gestos están bien.

    Besicos.

  6. Uish! Pues yo ayer con la notícia que leí de la pobre señora negra, del departamento de agricultura, a la que el secretario de agricultura había obligado a dimitir por una falsa información de discriminación racial, como que me he vuelto muy crítica con Obama y su administración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: